Responsabilidad Social Corporativa, ¿que es y como lo establezco aunque sea un PyMe?

¿Qué te viene a la mente cuando escuchas “responsabilidad social corporativa”? ¿Empresa? ¿Sociedad? No vas mal, pero con el fin de que conozcas el tema mucho más a fondo, hoy queremos explicarte en qué consiste y cuáles son las principales formas de actuación de esta nueva visión del sector empresarial. Importante: la responsabilidad social corporativa no se limita a empresa grandes, ni multinacionales, puede empezar con negocios locales, pequeños, medianos, start-ups, en fin todo aquel que entienda el concepto, acepte el reto y se comprometa puede ejecutarlo.

Como definición oficial, la responsabilidad social corporativa se trata del rol que tiene una empresa ante la sociedad. El World Bank Group la define como “hacer negocios basados en principios éticos y apegados a la ley”. Por lo tanto, es un modelo de hacer negocios y, como tal, forma parte de la cultura organizacional.

La responsabilidad social corporativa es una determinada forma de actuación que adoptan las empresas, basándose principalmente en los posibles impactos que su actividad puede ocasionar tanto en su entorno más cercano (los clientes y los empleados), como en el entorno que las rodea (la sociedad y el medio ambiente).

Si bien es cierto que la definición de responsabilidad social corporativa puede variar dependiendo de los diferentes puntos en los que esta se aplique, existen algunos conceptos o elementos básicos que no pueden faltar en ninguna de ellas y que será primordial tener siempre presente.

Principios de la responsabilidad social corporativa

El compromiso por parte de las empresas: para que esta visión se transmita a la sociedad a través de su aportación ya sea monetario, de tiempo, de recursos o de ideas.

La conducta ética: mediante la práctica de negocios que se consideren aceptables desde un punto de vista social, más allá de las propias expectativas de la actividad empresarial.

La adaptabilidad: por parte de la gerencia, los empleados, los suplidores, los clientes hasta llegar a los necesitados.

El desempeño ambiental: porque ninguna sociedad puede llevar un buen nivel de vida en cuanto a bienestar sin un entorno propicio para ello.

Todo esto cobra sentido en el momento en el que somos conscientes de que el concepto de responsabilidad social corporativa existe gracias a la globalización, pues es importante que, si vamos a abrirnos al mundo lo hagamos de una manera responsable y respetuosa con un objetivo desprendido en mente y que podamos así mismo comunicarlos a nuestro cliente interno y externo.

Una vez conocidas las bases de esta forma de actuación, podemos ver los principales beneficios que esta conlleva tanto para las empresas como para la sociedad en sí, responsables primeros de que esa iniciativa se encuentre cada vez más extendida.

Beneficios de las actividades en torno a la responsabilidad social corporativa

1. MÁS PRODUCTIVIDAD

Antes de ser responsables con la sociedad y el ambiente, las empresas deben comenzar siendo responsables con sus recursos humanos. Al crear un ambiente laboral donde se beneficien todas las partes, los empleados serán más productivos en el día a día. A mediano y a largo plazo, esto conduce a mejores niveles de retención; y, por lo tanto, menores niveles de rotación.

2. CLIENTES MÁS LEALES

La regla básica para obtener clientes habituales es cumpliendo con tu promesa de calidad de servicio y productos. Si además de eso les demuestras que te preocupa el bienestar social, la lealtad de tus clientes alcanzará un nivel superior. Además de ser tus clientes regulares, se convertirán en promotores de tu marca.

3. MEJOR IMAGEN Y MAYOR CREDIBILIDAD

Las empresas que respetan a su recurso humano y a las comunidades que le rodean se ganan el respeto de la sociedad. Ser consistentes con las responsabilidades adquiridas genera confianza y credibilidad. Además, proyecta una imagen pública que contribuye a la sostenibilidad económica de la empresa.

4. VENTAJA COMPETITIVA

Estudiosos del tema afirman que los consumidores establecen una relación positiva con las empresas socialmente responsables. La razón es que esta agrega valor al consumidor; ya sea valor emocional, valor social o valor funcional. En otras palabras, contar con clientes leales se convierte en un activo intangible para las empresas, lo cual les brinda una ventaja competitiva ante otras marcas.

En fin implementar la responsabilidad social corporativa requiere de mucho pensamiento, planificación y de una ejecución junto con el resto del equipo de trabajo. Lo más importante hacerlo de corazón….

Un abrazo,

Sa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s