Perdí Mi Trabajo…Y Ahora Qué?

“Que si del cielo te caen limones aprende a hacer limonadas”; así dice Rubén Blades en la canción de “Pedro Navaja”. Y es que no hay dicho más acertado para describir la actitud con la que debemos recibir las situaciones fuertes y los malos momentos. Pensando en este dicho y en los eventos, que como Consultora de Recursos Humanos veo a diario, se me ocurrió dedicar el post de hoy a compartir consejos sobre qué debemos hacer cuando perdemos el empleo.

Una de las peores cosas que puede pasar desde una perspectiva profesional es perder el trabajo. Eso es especialmente cierto cuando es inesperado y no es tu culpa. La pérdida de empleo es eso…UNA PERDIDA! Los sentimientos y emociones envueltas son las mismas que cuando perdemos a un ser querido o rompemos un relación. Pasamos por las mismas etapas emocionales: la negación de que nos pueda pasar a nosotras, incredulidad de que realmente perdimos el trabajo, el coraje con los jefes y la compañía, nos autocriticamos y comenzamos a tener sentimiento de culpabilidad, nos aislamos de otras personas para no hablar del tema ni enfrentar la situación, reflexionamos y luego aceptamos.

Sin embargo por el otro lado, una de las mejores cosas que puede pasar desde una perspectiva profesional es perder tu trabajo, aunque en el momento no parezca realmente positivo.

YO he estado ahí y debo confesar que aunque no es el mejor de los eventos, siempre lo he tomado de manera positiva. Lo veo como un tiempo regalado para descansar, organizarme, visitar los médicos y hacer todas esas actividades que cuando uno trabaja “full-time” no tienes el tiempo. Por eso es bien importante que mientras estés trabajando hagas lo posible por ahorrar y establecer un fondo de emergencia. Eso lo aprendí desde muy joven con los sabios consejos de mis padres. Te recomiendo, que tengas ahorrado por lo menos 6 meses de salario, para poder sufragar tus gastos en el caso de que pierdas tu empleo.

Pero, vamos a lo que vinimos! Aunque duela en el momento, para mí, perder inesperadamente mi trabajo me dio el empujón para mover mi carrera por un camino diferente y he tenido logros y experiencias que no imaginaba. Es por eso que quiero compartir contigo unos consejos para que disfrutes tu tiempo libre y hagas de tu desempleo uno productivo.

1.       Solicita el desempleo – si pierdes el trabajo por razones que no fueron tu culpa debes ser elegible para pago por desempleo. Aún cuando hayas sido despedido, depende de las circunstancias podrías ser también elegible.

2.       Busca opciones para seguro médico – consulta con tu Departamento de Recursos Humanos sobre opciones para continuar con la cobertura de plan médico o investiga opciones para obtener una nueva póliza que lo cubra mientras esté sin trabajo. Compara precios y cobertura.

3.       Pregunta qué pasará con tu plan de retiro o 401(k) – en caso de que tuvieras este beneficio, tus opciones pueden variar dependiendo las características del plan. Mi recomendación es que te orientes, pero que no retires el dinero al momento.

4.       Trabaja en tu presupuesto personal – el cheque de desempleo o el uso de los ahorros te obliga a presupuestar tus gastos y cortar en los que no sean necesarios.

5.       Búscate en Google – sí, este es el momento para que le des una miradita a lo que se ve de ti en caso de, que un patrono decida buscarte en el internet.

6.       Limpia tus redes sociales – Asegúrate que tus “posts” públicos sean de contenido apto para que tu futuro patrono las vea.

7.       Renueva y dale cariño a tu resumé – antes de comenzar a aplicar para un trabajo, tómate el tiempo de revisar tu resumé, añadirle tus últimas experiencias, logros y certificaciones o destrezas adquiridas. No olvides la gramática!

8.       Actualiza tu perfil de LinkedIn – Si estás solicitando puestos profesionales es casi 100% probable que verifiquen tu perfil de LinkedIn. Asegúrate que toda la información coincida con lo que está en tu resumé. Y si no tienes perfil de LinkedIn, es hora de que vayas creando uno!!

9.       Conéctate con tu red de profesionales – Usa LinkedIn y envíales mensaje dejándoles saber que te informen si escuchan de alguna oportunidad.

10.   Recoge referencias – mientras conectas con tu red, considera quién sería bueno para utilizar como referencia. Eso es especialmente importante si te despidieron. Ten lista la información de contacto de cada de tus referencias y sobre todo déjales saber que los estarán llamando.  

11.   Verifica los puestos publicados – para que no sea muy abrumador haz esto 2-3 veces en semana. Busca en herramientas como LinkedIn, Indeed.com, ZipRecruiter, etc. y sube tu resumé en todas.

a.       Es importante que durante la búsqueda de trabajo, seas lo más específica posible. Busca con por los títulos del puesto que te interesa y localidades. No es necesario que te presenten los puestos de California si no estás pensando en relocalizarte. Eso es pérdida de tiempo.

12.   Haz un poco de investigación sobre los salarios de las posiciones para las que envíes aplicación. Así estás preparada para cuando el reclutador te pregunte sobre tu expectativa de salario.

13.   Busca en tu closet – no compres nada nuevo y de lo que ya tienes en tu closet prepara 2-3 “outfits” diferentes para las entrevistas.

14.   Familiarízate con tu resumé y ahora que tienes tiempo lee sobre las nuevas tendencias en tu profesión.

15.   No te desanimes!! – si no te llaman, sigue aplicando. Si vas a entrevista y no te llaman, te quedas tranquila y repasa las preguntas que te hicieron. Estas pueden ser las mismas que te pregunte otro reclutador. Y recuerda que “El que persevera, triunfa”!

16.   Pide ayuda – No tengas miedo de pedir ayuda. Asegúrate de tener una red de apoyo de familia y amistades y cuenta con ellos cuando necesites.

Finalmente, y no menos importante, diviértete!! La vida es una y Dios nos regaló un día detrás del otro. Distrae tu mente y no dejes que la ansiedad se apodere de ti. Busca en Facebook o Eventbrite seminarios, eventos, juntes de “network, clases de lo que te guste (maquillaje, cocina, pintura, vinos, etc.) que sean a un costo menor o gratis y sal a disfrutar! Y claro, como yo, no olvides visitar tus médicos y hacerte los chequeos de rutina; así estarás renovada y saludable para comenzar tu nuevo empleo!

Y pues, de más está decir que puedes contar nosotras para lo que necesites! #juntaspormas

Brenda

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s